jueves, 5 de mayo de 2011

Una oportunidad perdida

Realmente es una pena que esto haya ocurrido. Se iba a crear un centro para investigación de cultivos energéticos en Teruel y al final resulta que lo reorientamos hacia usos agroalimentarios, cuando ya hay otros organismos investigando sobre lo mismo.
No estamos queriendo decir que no haya que investigar sobre agroalimentación, que por supuesto hay que hacerlo, como debemos investigar todo. Lo que preocupa es que algo que tiene muchísimo futuro no le demos la importancia que requiere. Y todavía más en el caso de Aragón que cuenta con agua y territorio y cultura para llegar a tener una posición preeminente. Y lo que más preocupa es la sensación de ir dando bandazos respecto al futuro de la investigación. Como cualquiera de los investigadores que tiene y ha tenido la humanidad, hubiera empezado así todavía estaríamos en la edad media, porque lo que caracteriza a un investigador es una perseverancia en sus investigaciones. Si se ha desarrollado una línea que tiene mucho futuro, mientras el precio del petróleo esté donde esté y mientras queramos contribuir a la preservación de nuestro entorno, hay que seguir por esa línea porque con ella podemos ayudar a cambiar la realidad de nuestro entorno rural, complementando la actividad agrícola y dando oportunidades a nuestros agricultores a diversificar el tipo de rendimiento que podrían llegar a obtener.
La verdad que la labor que en Aragón hace el CITA es encomiable siendo a todas luces una de las joyas con las que Aragón cuenta. ¿Pero no podría haber desarrollado el CITA su conocimiento profundo de nuestra tierra para abogar por un tipo de cultivos que puede dar mucha estabilidad a nuestras comarcas? ¿No podría ser los cultivos energéticos una oportunidad para crear empleo en nuestro campo, aumentando incluso las zonas de cultivo? No hay que olvidar que muchas variedades de cultivo leñoso necesitan hasta tres veces menos de agua que otros cultivos, y con los cultivos racionalizaríamos mucho más el uso del agua. Mientras otras comunidades, como Castilla La Mancha, prepara incluso subvenciones para plantación de cultivos energéticos, en Aragón dejamos pasar oportunidades de oro.
Si al final los cultivos energéticos van a contar con la subvención de la PAC, es sencillamente porque Europa considera que debemos ir yendo hacia un mayor autoconsumo de energía, si no no aplicarían la PAC a cultivos energéticos. Sin embargo, aquí en lugar de aprovechar el tirón que puede tener una medida de este tipo, nos dedicamos a cambiar la filosofía inicial de un centro de investigación que podría convertir a Aragón como una referencia a nivel internacional. Si la administración confiara de verdad en el futuro de los cultivos energéticos, no se tomarían estas decisiones y si la administración parece recula sobre ellas, ¿que confianza se puede llegar a ofrecer al agricultor para que considere también los cultivos energéticos como una posible opción de plantación?
De verdad, comprendemos las razones por las cuales se ha tomado esta decisión, por ser una actividad nueva y que todavía no se considera como fuente de actividad por parte de los agricultores y que la actividad agroalimentaria sigue siendo para nosotros una fuente esencial de riqueza. Sólo queda la esperanza que el INIA se replantee esta decisión porque para Aragón puede llegar a ser un sector estratégico.
El enlace original lo tienen aquí.

F.J.M. / Teruel

alt

Asistentes a las jornadas en la mañana de ayer en el Banco de España. DIARIO DE TERUEL / ISMAEL RAMÓN

El Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) pretende tener funcionando en enero del próximo año el centro de investigación que ha construido en Platea, cuyo contenido reorientará para dedicarlo a los productos agroalimentarios en lugar de a los cultivos energéticos como estaba previsto en un principio.

El director del INIA, Manuel Núñez, confirmó ayer en Teruel que la recepción del edificio tendrá lugar este mismo mes, aunque no será hasta después del verano cuando se encuentre completamente amueblado y acondicionado para sus futuros usos.

Núñez asistió a las jornadas que durante dos días ha celebrado el INIA en Teruel y Calanda para hacer un seguimiento de los 50 proyectos de investigación sobre productos agroalimentarios que se están realizando con cargo al Plan de Actuación Específico para Teruel.

El máximo responsable del INIA anunció que los proyectos tendrán continuación y que habrá un nuevo desembolso económico para poder continuar con las investigaciones.

“No es un punto y final, es un punto y seguido”, dijo Núñez, quien no avanzó las cantidades que se destinarán para continuar con la investigación porque las mismas dependerán de los objetivos que se planteen a partir del resultado de estas jornadas. Sí adelantó que se está hablando de “cuantías importantes”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog

Se ha producido un error en este gadget.