lunes, 9 de mayo de 2011

Archer Daniels empresa puntera en biocombustibles

Hemos leído que China pretende ser primera potencia productora de biocarburantes de segunda generación. Nos lo cuenta Javier Rico en Energías Renovables que pueden encontrar pinchando en este enlace.
Creemos que China será una potencia mundial, pero en ningún caso la primera y por un problema claro que tienen los chinos por el agua. Las grandes extensiones que tiene tanto Estados Unidos como Brasil harán que esa diferencia siga así durante muchos años. En estos momentos, la líder mundial Archer Daniels sigue teniendo su centro de producción y su sistema logístico radicado en EEUU y es el que más esta avanzando a nivel mundial, no sólo para usos de automoción sino también de aviación. No olvidemos que Archer Daniels está maravillosamente dirigida y los directivos son los que más saben de temas como etanol, y son los que mueven los mercados mundiales de materias primas de todas las materias primas agrícolas.
Fruto de ello son los acuerdos que la compañía está desarrollando con Boeing para investigar el biocombustible del futuro y, sin lugar a dudas, donde se están jugando los grandes avances tecnológicos en biocombustibles. Y Archer Daniels está contando con México como punto de inversión y de investigación de las propiedades de la Jatropha como biocombustible de segunda generación. El potencial que tiene México y, en especial Veracruz por su cercanía a Estados Unidos lo convierte en una zona muy interesante de seguir, donde además cuenta con dos especies autóctonas de muchísmo futuro en los biocombustibles como es la Jatropha y el Nopal.
Está claro que China será potencia en esto y en muchas más cosas, pero las ingentes cantidades de agua que se requiere para producir biocarburantes hace que su uso debe ir encaminado a producción como se cita en el artículo a residuos de origen agrícola. Es un hecho que estratégicamente China necesita depender cada vez menos del exterior y, especialmente, luchar contra la contaminación tremenda que se está produciendo allí y medios tienen para conseguirlo. Entre etanol y biodiesel se necesitarán casi 15.000 millones de litros que es casi la mitad de lo que produce USA en la actualidad.
Pero cada vez que leo noticias de este tipo, en la que mientras los chinos, al igual que los americanos y los brasileños luchan a brazo partido para instaurar un modelo de mayor uso de biocombustibles, nosotros dejamos pasar por alto una oportunidad histórica de utilizar las instalaciones de Platea en Teruel en ser un centro pionero en cultivos energéticos. Creemos que Teruel se merece una oportunidad así y poder llegar a ser un centro de reconocimiento internacional.


China aspira a ser potencia en biocarburantes de segunda generación

Lunes, 09 de mayo de 2011

Javier Rico

Con el nuevo Plan Quinquenal 2011-2015 sobre la mesa, China pretende introducir los alicientes e incentivos necesarios para adelantarse a todos los demás países y convertirse en primera potencia productora de biocarburantes de segunda generación. Así lo anuncia en China Daily el presidente de uno de los principales productores de biocarburantes del gigante asiático.

Michael Christiansen, presidente de Novozymes China Investment, declaró a China Daily que "Estados Unidos es el mayor productor de biocarburantes de primera generación, pero en cuanto a producción de segunda generación ningún otro país ha demostrado su liderazgo, así que tal vez China se mueva más rápido en esto porque lo ha incluido en su agenda política", en referencia al XII Plan Quinquenal (2011-2015) recientemente aprobado.

China es en la actualidad el tercer productor mundial de etanol, con unos 4.800 millones de litros, muy alejada de los 35.000 millones de Estados Unidos y los 25.000 millones de Brasil, según datos de la OCDE y FAO. Son cifras de la primera generación, pero el reciente informe Technology roadmap biofuels for transport, de la Agencia Internacional de la Energía, avisa que los de segunda generación “proporcionarán la mayor parte de los biocarburantes en el año 2050”. China toma nota.

Aprovechar el tirón de la segunda generación para construir biorrefinerías

De entrada, según la información de China Daily, que cita como fuente al World Economic Forum, la preocupación por la seguridad alimentaria ha llevado al Gobierno chino a restringir la producción de etanol a partir de cereales y a promover el de otros biocarburantes que no utilicen grano, sino biomasas residuales agrícolas. En esta línea va la alianza entre Novozymes, China National Cereals, Oils and Foodstuffs Corporation y China Petrochemical Corporation, que anunciaron el pasado año la construcción de una planta de demostración de 10.000 toneladas para la producción comercial de biocarburantes a partir de residuos del cultivo de maíz, como hojas y tallos.

Michael Christiansen prevé que “en 2013 empezaremos a producir a escala comercial, incrementando la capacidad para llegar hasta las 100.000 toneladas anuales". Eso sí, este aumento estará vinculado a proyectos más ambiciosos relacionados con el concepto de biorrefinería. En abril de 2010, Novozymes y Dacheng Group, líder en el procesamiento de maíz, llegaron a un acuerdo para fabricar plásticos a partir de residuos agrícolas.

China tiene claro que para abastecerse de los 12.700 millones de litros de etanol y los 2.300 millones de litros de biodiésel que precisará en 2020, de acuerdo con los objetivos fijados por la National Development and Reform Commission, no quiere depender del exterior, y ha comenzado a crear la infraestructura necesaria para lograr esa meta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog

Se ha producido un error en este gadget.