martes, 3 de mayo de 2011

¿Hacemos todo por nuestros bosques?

Palabras duras que dan que pensar: el 80 % del presupuesto se destina a extinción frente al 20 % a prevención. Realmente conmueve ver estas cifras que no favorecen a nadie y que todos deberíamos luchar para que cambie. Si se realiza una política más agresiva en el apartado de prevención, las cifras pueden acabar siendo las contrarias y en este planteamiento la biomasa tiene mucho que decir, porque puede ayudar con los presupuestos para limpieza de bosques.
Resultan llamativos los comentarios de la Comisión Europea, respecto de la PAC, indicando que sería necesario revisar la PAC en el sentido de renovar las medidas agroambientales hacia un sistema transparente de pagos directos por servicios medioambientales.
Desde luego en momentos de crisis los recursos miran a muchos sitios, pero el procurar unos mayores recursos a los bosques resulta inevitable si queremos de verdad proteger nuestro entorno.
Recordemos que la biomasa forestal no se refiere sólo a tala de árboles muertos. La biomasa forestal está formada por residuos forestales que no tienen aprovechamiento silvícola, residuos de limpieza de matorral, de las cortas finales abandonados en el monte , de tratamientos silvícolas ( podas, clareos, primeras claras, rareos, desbroces de sotobosque y de especies arbóreas secundarias, etc). La limpieza de bosques se realiza en zonas donde la pendiente del terreno lo permite y destinando un porcentaje de esa limpieza en el suelo por razones medioambientales como la lucha contra la erosión y el mantenimiento de nutrientes. El matorral es sin duda el mayor peligro del bosque cuando un incendio se declara. Por eso es importante su limpieza, no sólo mediante la biomasa sino también con otros usos como pastizal.
También se cita como causa de los incendios, el despoblamiento que sufre el entorno rural y más específicamente nuestros bosques. Hay datos respecto a esto terribles en la zona de Teruel, lo mismo que en otras zonas de España, donde la densidad de la población no llega a 3 habitantes por kilómetro cuadrado de media y donde el ratio de envejecimiento, medido por la relación entre mayores de 65 años frente a los menores de 20 años, llega a niveles cercanos a tres: es decir por cada 3 mayores tenemos un menor de 20 años por lo que la progresión en el futuro será tendente a una mayor despoblación.
Por último se ha remarcado, y además con toda razón, que el cambio climático aumenta las posibilidades de incendios. Hemos tenido unos años de abundantes lluvias y llegará épocas de sequía: el aumento de la temperatura media favorece los incendios por lo que la limpieza de bosques debe ser primordial. Además las emisiones de CO2 que emite un incendio son impresionantes, porque los árboles al quemarse sueltan de golpe todo el CO2 que llevan años acumulando. Por eso debemos ser cada vez más conscientes de lo que significan los bosques para nosotros y debemos exigir una contribución real al mantenimiento de los bosques porque somos muchos los que nos beneficiamos de su existencia. Y especialmente en el Año Internacional de los Bosques.

Reflexiones tras jornada técnica de prevención inteligente de incendios forestales en Europa.

Noticia extraída de Noticias Forestales.
visto en efeverde.com

González Doncel, ex directora general de Conservación de la Naturaleza del Ministerio de Medio Ambiente, ha explicado a EFEverde que la prevención de incendios forestales compite en los presupuestos de todos los organismos públicos con la extinción y, en esa lucha, la prevención tiene "todas las de perder".

"El problema es que la prevención no se ve, mientras que la extinción sí lo hace, con la imagen de los aviones sobrevolando incendios. Por ello, el 80% de los presupuestos públicos se invierten en extinción y sólo un 20% en prevención", ha asegurado la encargada de conservación natural hasta el año 2004.

Por ello, Inés González apuesta por un gran pacto de Estado donde se pueda aumentar una gestión con la que prevenir el fuego que considera actualmente "inexistente".

Gónzalez ha realizado estas declaraciones en el marco de la jornada técnica de prevención inteligente de incendios forestales en Europa, organizada por el proyecto "Firesmart" de la Comisión Europea y que ha tenido lugar esta semana en la Universidad Politécnica de Madrid.

Cuando están a punto de ponerse en marcha los planes de prevención de incendios en todas las comunidades autónomas de cara a la campaña de verano, algunos de sus responsables debatieron en esta jornadas las causas y posibles soluciones en lo que se refiere a la lucha contra el fuego.

Para Pablo Almarcha, técnico de la Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España, la causa estructural de los incendios forestales reside en el despoblamiento del mundo rural.

"La sociedad ha dado la espalda al monte, y los ciudadanos sólo nos acordamos de ellos cuando hay incendios", subraya Almarcha, y destaca que los montes se queman por su abandono y por su falta de rentabilidad.

Diversos ponentes coincidieron en señalar que la sociedad está abandonando los criterios de prevención en la lucha contra los desastres forestales, a pesar de vivir en un país cuyo 54% de su superficie es masa boscosa.

También hubo coincidencia en el hecho de que una buena forma de frenar los incendios es promover el desarrollo del sector forestal como motor de riqueza y, sobre todo, que éste sea capaz de generar empleo en las comunidades que los habitan.

Además se planteo que entre los objetivos europeos se encuentra el desarrollo de modelos adecuados para optimizar los recursos naturales, el uso de la biomasa como recurso energético y la reducción en la utilización de combustibles, lo que ayudaría a cumplir con el objetivo 20-20-20 que promueve la disminución del 20% de emisiones de CO2 para el año 2020.

A lo largo de la jornada técnica se hizo referencia al hecho de que el cambio climático es un factor que favorece ineludiblemente la aparición de incendios forestales.

Para el Catedrático de Ecología y Director del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Castilla-La Mancha, José Manuel Moreno, el cambio climático provoca efectos más "severos y peligrosos", siendo también un factor que aumenta la emisión de gases de efecto invernadero.

En opinión de Moreno, existe una "retroalimentación" entre cambio climático e incendios forestales y aseguró que el calentamiento global influirá en los tratamientos preventivos del futuro y en la creación de un escenario "más duro" en lo que a incendios forestales se refiere. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog

Se ha producido un error en este gadget.