miércoles, 12 de enero de 2011

Situación propietarios forestales privados en Murcia



En este artículo se nos expone la dificultad que tienen los propietarios de los bosques para el mantenimiento en buenas condiciones de ellos, en este caso en la región de Murcia, situación que es común a otras comunidades. Desde aquí nos queremos hacer eco de la situación de los propietarios de muchos de nuestros bosques, que por ser privados y dada la actual situación de rentabilidad de la madera, hace que sea tendencia creciente su abandono, dadas las dificultades financieras que se están dando en la actualidad. No obstante es un proceso que lleva ya más de 25 años produciéndose, por cuanto la calidad de la madera y los costes de extracción son superiores a la de otros países, especialmente de los nórdicos.
No obstante la bondad que supone los montes para nuestro país, y no sólo desde un punto de vista estético, hace necesaria empezar a considerar otras vías de ingreso además de subvenciones y venta de madera, y la clave la tiene la limpieza de bosques y especialmente con la creación de valor que supone la generación de electricidad. Los residuos procedentes de los bosques provocará un crecimiento más selectivo del propio bosque y a largo plazo dará mayor valor a la madera que allí nazca.
Resulta interesante por otro lado, constatar la participación de Agefomur en el capital de la planta de biomasa a desarrollar en Murcia junto a Enel Green ya que su partipación da fortaleza financiera al proyecto debido a la garantía que supone el contar con el suministro de la biomasa.
Pueden encontrar el artículo original pulsando aquí.
11.01.11 - MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ

Dos de cada tres hectáreas de monte son de titularidad privada, pero los propietarios se quejan de falta de reconocimiento social y compensación por los beneficios que generan

Casi la tercera parte de la Región está constituida por montes de propiedad privada. Es decir, un total de 347.330 hectáreas. O lo que es lo mismo, más de 680.000 campos de fútbol. El resto pertenecen a los municipios o a la Comunidad.La Región de Murcia tiene una extensión de 11.315 km2, con un total de 500.000 hectáreas de terrenos forestales, de las que 320.000 son bosques. El mayor núcleo boscoso se concentra en la comarca del Noroeste, con más del 50% de su superficie de bosque (144.000 de 238.000 hectáreas).

La Asociación de Propietarios Forestales de la Región de Murcia, Profomur, tiene asociados a los propietarios de más de 60.000 hectáreas. Esta organización se fundó en el año 2005, con terrenos fundamentalmente de la comarca del Noroeste.

Se trata de la asociación en este ámbito más importante a nivel regional y la única que pertenece a una organización nacional, al ser miembro de COSE (Confederación de Selvicultores de España) y de Arcmed (Asociación de Propietarios Forestales del Arco Mediterráneo), que integra a socios de España, Francia e Italia.

Las actividades de Profomur se centran en la defensa de la propiedad forestal murciana y en coordinar esfuerzos para fomentar una gestión de los bosques encaminada a la defensa contra incendios, así como en la divulgación de los servicios sociales y ambientales que los montes privados prestan de forma gratuita a la sociedad murciana.

Así, se encarga de coordinar junto a la Administración regional las ayudas a montes privados que la Consejería de Agricultura y Agua inició en 2006 y que ahora lucha por darle continuidad, pues supone un esfuerzo estratégico en la política regional relativa a los bosques, imprescindible para la adecuada defensa contra incendios y la conservación de la biodiversidad.

El presidente de Profomur, Francisco Carreño Sandoval, asegura que es necesario invertir en el monte privado en trabajos preventivos contra fuegos, para dar sentido y fortaleza a las inversiones que en esa misma materia se realizan anualmente en los públicos.

«De nada sirve defender un monte público contra incendios, si los que le rodean se encuentran indefensos por el mero hecho de ser privados», indica.

Así, comenta que lo mismo se podría decir en materia de conservación de la biodiversidad. «Ni la fauna ni la flora entienden de límites administrativos y la estructura de la propiedad agraria murciana», apunta.

Se trata de terrenos rodeados de cultivos mixtos, cereales y frutales de diversa índole, que proporcionan una notoria fuente de recursos naturales (de alimentación, cría y diversificación), por cuya razón, la defensa de esa propiedad agraria -que conlleva una gran diversidad de usos y aprovechamientos agropecuarios y forestales- se erige como la base fundamental de la conservación de la flora y la fauna murcianas.

La inmensa mayoría de los bosques privados que existen en Murcia ha sido cultivada por sus dueños durante siglos, labor que facilitaba tanto las rentas que proporcionaba la madera, como el carácter estratégico que tiene el bosque en la economía agropecuaria mediterránea.

Escasa rentabilidad

Los propietarios murcianos no obtienen rentas significativas de sus montes por el escaso valor de la madera, lo que provoca que vean peligrar su permanencia ante la falta de gestión generalizada que sufren hoy en día, que lleva a un incremento notable del combustible muerto bajo las masas forestales sin intervenir.

Carreño explica que el abandono progresivo y generalizado de la gestión forestal en montes privados comenzó hace 25 años y se acentúa de forma crítica durante los dos últimos lustros, generando situaciones de grave desequilibrio desde el punto de vista ecológico y selvícola.

La propiedad forestal privada supone el 68% de los bosques murcianos, por lo que sus masas arboladas constituyen, según Carreño, «un valor estratégico fundamental para la sostenibilidad de la política del agua, de conservación de la biodiversidad y del desarrollo rural de la Región».

Estos montes actúan como muralla frente al avance del desierto y las avenidas de agua que se producen con las lluvias torrenciales y que provocan grandes daños económicos y sociales en las cuencas huérfanas de los bosques. La razón es que en los terrenos sin arbolado, el arrastre de tierras y la erosión es mayor y deja los suelos más frágiles y con menor calidad.

Sin embargo, Carreño se lamenta de que el sustento de estos bosques es sufragado íntegramente por los propietarios. «Las inversiones que la Administración pudiera realizar no son más que el adelanto, el anticipo económico del catálogo de rentas intangibles que la sociedad murciana recibe de estos terrenos, y que, como alguien diligente no lo remedie, dejarán de percibir en breve plazo», subraya.

Para paliar en parte este problema, el Programa de Desarrollo Rural de la Región de Murcia ha experimentado una modificación como consecuencia de la inclusión de nuevos fondos por valor de 2,1 millones de euros, procedentes de la Red Rural Nacional. Ello permitirá a los propietarios privados optar a las ayudas que a través de este programa se destinan a la mejora del medio natural.

Los nuevos fondos se han consignado a la redotación financiera de las medidas para mitigación de la desertificación y prevención de incendios, y de ayudas para inversiones no productivas vinculadas al desarrollo forestal.

Esta medida permitirá apoyar económicamente a este sector para conseguir una gestión silvícola adecuada que frene los procesos de erosión y contribuya a la prevención de incendios, así como a la conservación de especies y hábitats naturales.

También se potenciará la formación e información de profesionales del sector agrario y la adquisición de nuevos conocimientos de aspecto técnico, económico y tecnológico. Asimismo, se ha ampliado la dotación financiera de los gastos de funcionamiento de los Grupos de Acción Local, dada la importancia de su labor en el medio rural.

Incentivo

Otro de los proyectos que beneficiará a los propietarios es la futura construcción de una planta de biomasa en la comarca del Noroeste. El pasado 17 de noviembre, el Gobierno regional firmó un convenio de colaboración con Profomur, la Asociación de Gestión Forestal de Murcia (Agefomur) y la empresa Enel Green Power España para la promoción e impulso del uso energético de la biomasa obtenida de los bosques: restos vegetales procedentes de las talas y desbroces de bosques.

Profomur impulsará el aprovechamiento de la biomasa con fines energéticos en los montes privados , así como la formalización de acuerdos para garantizar el suministro regular de los residuos a la planta de biomasa y la generación de empleo estable para la gestión de bosques.

Agefomur, por su parte, fomentará la incorporación de las nuevas tecnologías en los tratamientos selvícolas y el desarrollo de proyectos para la obtención de ayudas para la adquisición de equipos y maquinaria para la extracción, triturado y empacado de la madera que deberá servir de materia prima para generar energía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog

Se ha producido un error en este gadget.