lunes, 25 de octubre de 2010

Sistema mixto para la gestión de biomasa en Gailicia

La Diputación espera producir 100.000 toneladas de biomasa al año

La institución ha iniciado la construcción de los centros de transformación de A Gudiña, Trasmiras y A Arnoia

Miguel Ascón
OURENSE/LA VOZ.
25/10/2010

Las obras del centro de transformación de biomasa que la Diputación promueve en A Gudiña ya han comenzado y en breve se espera que ocurra lo mismo con las plantas de Trasmiras y A Arnoia. Las tres forman parte de un proyecto conjunto de la institución provincial, que busca ofrecer alternativas rentables para los montes gallegos y, de paso, la producción de energías limpias. En total, se pretenden producir 100.000 toneladas al año de biomasa.

En los primeros meses del año que viene las centrales podrían ya estar en funcionamiento ya que, según explica el jefe del servicio de Aguas y Medio Ambiente de la Diputación, Javier Bobe, las obras son las de una simple nave y la maquinaria ya está encargada. Cuando las tres plantas estén en marcha, la empresa adjudicataria de las mismas deberá gestionarlas durante un plazo de 25 años. Además, la institución provincial aporta 1,9 millones de euros pero la concesionaria también debe invertir otros 1,3. De este modo, indica Bobe, la Diputación se garantiza que la compañía buscará la rentabilidad del negocio.

Usos

Un paso previo a la construcción de las centrales fue el análisis del futuro uso que se dará a la biomasa. Este depende del tipo de residuos forestales que se utilicen y, según sean estos, será herbácea o leñosa. La primera de ellas es más húmeda y tiene, por tanto, menor poder calorífico. Se usa, una vez compostada y fermentada, como biogás para la cogeneración de energía. La segunda es la que, finalmente, ha sido elegida. Tiene menos humedad y un mayor potencial calorífico que permite usarla como combustible para calefacción.

La intención de la Diputación es que los propietarios de los montes lleven a las tres nuevas centrales los residuos de podas y desbroces. Allí serían tratados para descartar la parte que no valga y para comprimir y homogeneizar el resto obteniendo finalmente los conocidos como pellets. Se trata de pequeños cilindros que son los usados como combustible en calderas o estufas de biomasa.

La propia Diputación podría ser una de las compradoras de este producto ya que acaba de acordar la compra de cuatro calderas de este tipo para la calefacción del Pazo dos Deportes Paco Paz, del Centro Cultural, del Pazo de Vilamarín y del taller de maquinaria de la institución provincial. Otras entidades públicas y privadas están apostando también por este sistema debido al ahorro energético que supone y a la existencia de líneas de subvenciones para la compra de las calderas.

Pago a los suministradores

Por otro lado, las empresas o particulares que lleven sus residuos forestales a los centros de transformación recibirán a cambio un pago cuya cuantía está aún por determinar. Javier Bobe indica que la concesionaria de las instalaciones propondrá unas tarifas y la institución provincial las supervisará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

Se ha producido un error en este gadget.