miércoles, 28 de marzo de 2012

Cómo pueden suponer empleos la gestión de residuos

Un estudio presentado el pasado 13 de enero por la Comisión Europea ha puesto de manifiesto los importantes beneficios que aportaría la correcta aplicación de la legislación sobre residuos. Los datos publicados muestran que de las 16 toneladas de materiales que utiliza al año cada ciudadano europeo, 6 se convierten en residuos, la mitad de los cuales acaba a su vez en vertederos.

La Comisión también estima que el volumen anual de negocio en el sector de la gestión de residuos y del reciclado podría aumentar en 42.000 M€. Asimismo, indica que las operaciones ilegales de eliminación de residuos en los Estados miembros están provocando una pérdida de oportunidades de crecimiento económico. Por ello, considera que unas inspecciones más rigurosas a escala nacional y un conocimiento más amplio de la gestión de residuos aportarían grandes mejoras.

El estudio contiene un análisis meticuloso de los efectos de una mejor aplicación y cumplimiento, y prueba que los beneficios serían importantes. En él se analiza la situación de los residuos en Chipre, Alemania, Irlanda, Italia y los Países Bajos, para demostrar sus ventajas económicas, financieras y sociales para los Estados miembros.

Según este, en el año 2008 el volumen de negocio de la gestión y reciclaje de residuos fue de 145.000 M€, lo que representaba alrededor del 1% del PIB de la UE y dos millones de puestos de trabajo. Y concluye que el cumplimiento de la estrategia de la UE ayudaría a crear un sector con 2,4 millones de puestos de trabajo y un volumen de negocio anual total de 187.000 M€.

Según la Comisión Europea, el problema subyacente es que no se refleja el verdadero coste de la eliminación de los residuos en vertedero, ya que, de hacerlo, se contribuiría a prevenir los residuos en primer lugar. Además, muchos Estados miembros siguen careciendo de la infraestructura adecuada para la recogida selectiva, el reciclado y la recuperación. La falta de un control sistemático y de mecanismos de ejecución constituye otro obstáculo, junto con la carencia de datos fidedignos sobre la gestión de residuos.

Cuatro conclusiones principales

· Necesitamos saber más sobre los residuos. Hay que disponer de datos mejores y proceder a un seguimiento sistemático del modo en que se aplican las leyes en la práctica.

· Un mejor uso del principio de "quien contamina paga" y un recurso más amplio a instrumentos económicos, tales como la subida de los costes de eliminación, podrían contribuir a garantizar el cumplimiento de la normativa y proporcionar los fondos necesarios para la gestión de residuos.

· Deben reforzarse la inspección y la vigilancia en los Estados miembros, lo que podría conllevar establecer una capacidad de auditoría a escala de la UE y, tal vez, unas normas de inspección comunes.

· Una posibilidad relativamente rentable al efecto de consolidar la vigilancia del cumplimiento a escala de la UE podría ser aprovechar los conocimientos y capacidades de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA). Esta opción supondría menos costes administrativos que crear una nueva agencia consagrada a los residuos.

Próximas etapas

La Comisión debatirá y analizará las conclusiones del estudio, las cuales servirán de base para perseguir una combinación equilibrada de instrumentos jurídicos y económicos, como la tributación o la prohibición de vertederos, la ampliación de los programas de responsabilidad del fabricante y la introducción de regímenes de pago por generación de residuos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se ha producido un error en este gadget.