domingo, 12 de febrero de 2012

Un ejemplo para otras comunidades


Traemos a estas páginas un artículo recogido por la web Energías Renovables en este enlace.  En la lectura vemos algunas cosas curiosas como las siguientes:
  • Ence es considerado como el principal productor de electricidad a través de biomasa a nivel nacional. No obstante en noticias como estas, no acabamos de entender cual es su posición real frente a la biomasa al manifestar su oposición a la consideración de cultivo energético a la biomasa procedente de limpieza de bosques.
  • Es buen momento con la moratoria para replantearnos los conceptos de biomasa según la procedencia de la biomasa. Creemos si se quiere de verdad impulsar su uso, se debería obviar la procedencia de ésta y ser considera las primas independiente de la fuente. Al final el decreto ley sólo complica una realidad: la utilización de biomasa para generar electricidad. La existencia de esas distinciones solo generan problemas de interpretación, mayores pasos administrativos ya de por sí elevados, y posiblemente fuentes de fraude y mayores costes de inspección.
  • Aún con todo, la iniciativa de Andalucía la vemos como ejemplo a seguir en otras comunidades donde reina la confusión.
  • En un momento de recorte presupuestario, los bosques pueden ser una de las víctimas del alto coste de su limpieza y la biomasa puede contribuir a cofinanciar esos costes.
  • Es muchas veces los sectores vinculados a la madera los principales detractores de la producción eléctrica de la biomasa.
  • Por último, indicar que el principal uso desde el principio de la humanidad fue su uso energético para alumbrar y para dar calor, y que ahora con la propia evolución de la humanidad se deriva a los mismos usos energéticos pero con distintas tecnologías. Intentar apropiarse por determinados sectores de su uso no es coherente con otras experiencias exitosas que vemos en nuestro entorno del Norte de Europa.

Andalucía incluye como cultivo energético la biomasa de explotaciones forestales
Lunes, 23 de enero de 2012Javier Rico
El pasado viernes, la Junta de Andalucía publicó la orden que regula el aprovechamiento de la biomasa forestal con fines energéticos. Con ella quedan satisfechos el sector forestal y una parte de la industria bioenergética, y contrariado el sector papelero y empresas como Ence, al ver cómo la biomasa procedente de superficies forestales cuyo aprovechamiento principal sea la producción de energía tendrá la consideración de cultivo energético a efectos de las primas del régimen especial, algo que ha llegado a ser catalogado como “fraude de ley” por Aspapel.
Andalucía incluye como cultivo energético la biomasa de explotaciones forestales
La orden publicada el viernes en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía “tiene por objeto la regulación, en los montes o terrenos forestales, del aprovechamiento de la biomasa forestal como recurso natural renovable de uso energético”. La Asociación de Empresas Forestales y Paisajísticas de Andalucía (AAEF) la ha calificado como “una norma muy esperada por el sector forestal empresarial, que pone en este campo parte de sus expectativas como nueva oportunidad de negocio”. Seis artículos, tres disposiciones transitorias, una adicional y una final componen una normativa que aclara la gestión y aprovechamiento de la biomasa forestal con fines energéticos.


La biomasa forestal deberá estar incluida en la planificación de la producción derivada de terrenos forestales, para lo que se distinguen dos tipos de superficie: una cuyo aprovechamiento principal sea la biomasa con destino energético y otra en la que no sea el destino principal. En el primer caso, la norma señala que “tendrá la consideración de biomasa forestal procedente de cultivos energéticos forestales a efectos del Real Decreto 661/2007, de 25 de mayo, por el que se regula la actividad de producción de energía eléctrica en régimen especial”. En el segundo caso, los productos, subproductos y residuos resultantes de los aprovechamientos y tratamientos selvícolas, podrán tener la consideración de biomasa procedente de aprovechamiento secundario o biomasa residual.


Piden modificar la normativa de aprovechamientos forestales para usos energéticos a nivel nacional
Considerar como cultivos energéticos terrenos forestales en los que se llevan a cabo otros usos y, por lo tanto, recibir la prima más alta dentro de la biomasa, fue cuestionado recientemente por un informe de la Asociación Española de Cogeneración (Acogen), que se suma a otro anterior de la Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón (Aspapel) y a declaraciones de representantes de Ence (Energía y Celulosa). Aspapel lo dejó bien claro: “no se debe tolerar que madera plantada para otros usos se catalogue como cultivo energético, porque se estaría provocando un fraude de ley y un perjuicio para las empresas que sí han apostado por invertir encultivos energéticos”.

En el otro lado de la balanza están las opiniones de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom) y de la Asociación Nacional de Empresas Forestales (Asemfo), ahora secundadas por AAEF. Esta última reconoce que “la cuestión ha causado ciertas reticencias a los grandes grupos energéticos”, pero avisa que “queda pendiente una modificación de la normativa de aprovechamientos forestales para usos energéticos a nivel nacional, si bien Andalucía ha dado un paso más allá al considerar los cultivos forestales como cultivo energético susceptible de valorización”.


El nuevo Gobierno andaluz deberá poner en marcha la orden recién aprobada
En AEEF confían en que “la nueva orden suponga el punto de partida para el cambio de modelo de gestión de los montes públicos andaluces, pasando de ser un sistema en el que únicamente se podía contar con inversiones públicas directas a un modelo de colaboración público-privada en el que las empresas forestales, en unión con industriales de generación de energía y grupos financieros puedan abordar proyectos integrales de gestión de montes públicos”. La misma asociación recuerda que “será el nuevo Gobierno (andaluz) elegido el próximo 25 de marzo el que deba materializar los proyectos que presenten las empresas forestales y poner en marcha los mecanismos administrativos y financieros adecuados para una efectiva aplicación de la norma”. 


Más información:
www.juntadeandalucia.es
www.aaef.es

2 comentarios:

  1. No tengo inconveniente a que toda la biomasa tenga la misma consideración, ahora bien. Me parece poco razonable que la mano de obra para limpiar bosques y extraer la madera de ellos corra a cargo de la administración.

    No acabo de ver bien que TRAGSA, ayuntamientos o cualquier empresa o entidad pública, se ocupe de limpiar arbolado público o privado y regale la madera o la venda a precio político. Si se juega en el mundo de la empresa, se aplican las mismas reglas a todos.

    Como puede fácilmente comprenderse, no me hace ninguna gracia que no pueda vender mi producto porque hay una empresa pública que regala la madera que extrae del monte con trabajadores a sueldo de los fondos de desempleo y a coste cero.

    Eso no es juego limpio o al menos ecuánime, y por lo tanto no debería equipararse a la biomasa cultivada.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus comentarios, pero en este caso creo que se habla de limpieza de bosques que conlleva un Plan de Ordenación Forestal y la catalogación de dicha limpieza como cultivo energético con aprovechamientos mayoritarios para el uso de esa biomasa en esa central
    Gracias por tus comentarios

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.